Al principio. Historias de Santa Maria de Caparo estado de Mérida. Pueblos de Venezuela y del mundo

Santa Maria de Caparo

Ayudanos a mejorar, rellena nuestra encuesta de calidad

Al principio




Municipio Padre Noguera, Estado Mérida.

Ubicado entre los estados Táchira y Barinas y formando parte del hermoso estado Mérida encontramos el mas lejano de los municipios del Sur: Padre Noguera, posee un encanto propio pese al clima caluroso propio de la zona, en el piedemonte andino donde se observa abundante vegetación de bosque húmedo tropical de especies como: Pino Lazo, Quindú, Marfil, Laurel Negro, Abrojo, Huesito, Azucena de Loma, Guayabón, roble blanco y amarillo, caoba, pardillo, teca, melina, mangos, guanábana, cubarro, palma real, palma llanera, moriche, maporas o chaguaramas, orquídeas, ceibas, merecure, bucares, araguaneyes, apamates, Mijao, chaparrales, merey, guayaba sabanera, gateao, guadúas, bambú, labranzas, pastos para la cria de animales y emerge a las orillas del caudaloso Río Caparo, posee como limites por el norte: Municipio Arzobispo Chacón (Estado Mérida), por el sur: Municipio Zamora del estado Barinas y Libertador del estado Táchira, por el este: Municipio Zamora del estado Barinas y por el oeste: Municipio Libertador del estado Táchira; en él su gente alegre y cordial recibe con entusiasmo a los visitantes que al mostrar interés en conocer sus accidentados comienzos como comunidad, no dudarán en contarles como se inició este pujante rincón de la patria, comenzarán diciéndoles que en los años de 1940 o 1941 llegaron los primeros habitantes a las tierras bajas del Río Caparo, provenientes de los cerros mas lejanos: Canaguá y Pregonero por el norte y la meseta de los Bancos por el Sur, en busca de mejores tierras para el cultivo y la ganadería; dando origen a una serie de aldeas tales como: Palia Arriba, La Española, Paso Real, Islitas, Caparito, Ventanas, Batatales, Auyamales, Las Bocas, Aguas Calientes, Palmarito, Los Encierros, Angelitos, Vegas de Coromoto, el Palmar, Mocotoné, Caño Amarillo, Bubutero, Heladero, La Roncona, Caño Amarillo Abajo, Palia Abajo, la florida, el vegon, tucupido arriba, tucupido abajo y Guineones. Disgregándose estos hacia la parte sur del municipio ubicándose a orillas del Río Caparo, denominando el sitio como “Guayanita” por el parecido de la vegetación y de los animales, tales como: Comadreja pequeña, matacán andino, venado, jaguar, rata de monte, zorro guache, oso frontino, puerco espín blanco, cuchi cuchí, musaraña, murciélago, oso hormiguero, oso melero, gato montés, araguatos, capuchinos, dantas, chigüiros, lapas, picures, león de montaña, chacharos, marrano de monte, coral ponzoñosa, falsa coral montañera, cazadora, lora, bejuco, ciega, cascabel, sorocuco, cuatro nariz, mapanare, tragavenados, anacondas, terciopelo, tigra, basiliscos, anolis, caiman, babos, iguanas, sapos, ranas, salamandra, y abundantes peces como: Bagre rayado, manta, paleta, armadillos, sierracuca, chorroscos, caribe, morotuto, curitos, Cachama, Coporo, payara, manguani, blanco pobre, cajaro, toruno, tuso, mijes, sardinatas, pabón de escamas y de cuero, también abundancia de aves como: gallinita de la sierra, atrapadores amarillas, cucaracheros, reinita, colibrí, tucusitos, chupaflores, loro verde, turpial, Piscuiso, paraulata, pinpirín, paloma plomiza, torcaza, paují copete de piedra, pavas, pauji copete de pluma o pico azul, cernícalos, cormoranes, gabanes, garzas paletas, garcita, alimoche, rey zamuro, zopilote, cari care, cristo fue, tijeretas, guacamayas, jacintos, gavilanes, mochuelos, alcaravanes, buhos, guacharos, aguaitacaminos, chotocabras, golondrinas, pericos cara sucia, cara limpia, mastranteros, canarios, gonzalitos, cardenales y muchos otros; que le asemejaban con las lejanas tierras de Guayana, no gustándole a los habitantes el sonido en femenino de “Guayanita”, lo cambiaron al masculino “Guayanito”, recibiendo esta denominación, aunque legalmente constituye lo que hoy es Santa Maria de Caparo, La Florida, Tucupido y el Vegón. En cuanto a su clima, cuenta con una temperatura media anual que oscila entre los 18º C y 24º C, características de un clima templado y lluvioso, lo que significa un agradable y placentero regalo de la naturaleza. Las cuencas hidrográficas que riegan el Municipio Padre Noguera, corren en la mayor parte de su longitud, con un curso orográfico paralelo al gran surco central corderillerano, su principal cuenca es la del río Caparo, la cual nace en la laderas del Páramo Don Pedro, al sur del Pico Bolívar del Municipio Aricagua, fluye en dirección sudoeste, y todo su recorrido sirve de frontera entre los Estados Mérida y Barinas, hasta llegar al límite del estado Táchira. Igualmente del gran paisaje de laderas que se extienden, al norte del surco del río Caparo le llegan diversas aguas como son: Río Mocomboco, Río Mucuchachí, Caño Salao, Caño Tamaca, Caño Amarillo, la calderona y Quebrada Palia. Mocomboquito, y el río Aricagua, con las quebradas de los Palchos y los Naranjos, que constituyen lo que se denomina como las micro cuencas. Todos estos ríos forman parte de las cuencas que integran la vertiente merideña atlántica, como son: la del río Caparo y la del Santo Domingo, en el Estado Barinas.
Existen varias versiones en cuanto al origen del nombre del Río Caparo. Una dice Que esta palabra proviene del indígena CAPUR, apelativo perteneciente a un cacique de la región. Otra versión habla de la procedencia del vocablo CAPURI, con que se designaba a los principales afluentes o ríos que impidieran su paso a pie, que al pasar a otras lenguas y por corruptela se convirtió en Caparo. Se refuerza mas esta teoría al considerar que en el Municipio Arzobispo Chacòn encontramos la parroquia Capurí.
Hacia el año de 1953 llega proveniente de Pregonero Don Urbano Labrador quien es baluarte del progreso del nuevo poblado, pues compra varias mejoras a Sotero Varillas y procede a dar constitución de poblado a la zona, es él quien dona los terrenos para la construcción de la plaza, la iglesia, la casa cural, la prefectura y la escuela. En 1956 Julian Carrero y Froilan Mora se trasladan hasta Canaguá para protocolizar documentos y así nace el caserío propiamente dicho. El 25 de Marzo de 1963, se creó el Municipio Padre Noguera Mora, adscrito a la jurisdicción del Distrito Libertad, cuya capital es Canaguá. Eclesiásticamente este Municipio, fue filial de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Canaguá, mediante la intervención desde 1957 del Sacerdote José Eustorgio Rivas quien es el que bautiza el nuevo pueblo como Santa María del Caparo, posteriormente ocurre la elevación de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Santa María de Caparo en 1963. Con la creación del Distrito Arzobispo Chacón el 03 de Diciembre de 1964, el Municipio Autónomo Padre Noguera pasó a formar parte de él. El 19 de Marzo de 1986 se elevó a "Municipio Autónomo Padre Noguera" y su capital "Santa María de Caparo". Hoy en día sigue conservando esta división, con la denominación de "Municipio Padre Noguera".
A mediados de 1975 comenzaron los estudios para la construcción de lo que hoy es El Complejo hidroeléctrico Leonardo Ruiz Pineda; específicamente en Padre Noguera; el Desarrollo Hidroeléctrico Camburito-Caparo “La Vueltosa” recibiendo el glorioso Nombre de Complejo Hidroelectrico “Fabricio Ojeda” (Guerrillero Heroico), en las tierras sobre las cuales se establecieron aquellas hermosas aldeas mencionadas anteriormente y que daban un enorme impulso a la economía de la zona, donde se producían: plátanos, cambures, caraotas, frijoles, quinchoncho, café, cacao, auyamas, batatas, ñame, ocumo, onoto, ají dulce, ají bravo, cebollin, heneldo, queso, carne vacuna, carne de cerdos, gallinas, pavos, pollos, leche, mantequilla, maíz, yuca, algodón, naranjas, mandarinas, guayabas, lechosas, parchitas, vadeas, chayotas, caña de azúcar, pescado y otros que hacían de los puertos de Guayanito un dinámico mercado de intercambio de mercancías y productos del campo; a partir de 1980 y por iniciativa del Ejecutivo Nacional se comienza la construcción de la represa, y por consiguiente la adquisición de las tierras donde se encontraban asentadas todas aquellas aldeas, provocando la migración y consecuente reducción de 23 aldeas a solo 3 que son los que existen hoy día, de la misma manera cercenando nuestra naciente y pujante economía agrícola cuya producción alcanzaba para el consumo local y el comercio con las localidades circunvecinas pasando de una vida propia y estable a una vida dependiente y condicionada por los trabajo industriales, disminuyendo la superficie de aprovechamiento de 319 Km2. A solo 20.6 Km2, es decir de 31.900 Has. 25.000 Has están en posesión de la empresa DESURCA y el parque nacional Tapo-Caparo; esto causó una gran migración de los trabajadores y aldeanos nativos de la zona hacia otras regiones del país, produciendo una tras-culturización, perdida de identidad, costumbres y tradiciones de las comunidades, obligando a asumir una forma de vida urbana siendo rurales. Sin embargo así se fue desarrollando la comunidad de Santa Maria de Caparo, hacia el año de 1995 se observa una necesidad urgente de soluciones habitacionales para la comunidad, comenzándose entonces con la conformación de la Organización Comunitaria de Vivienda Santa María; la primera del Municipio, para de esta manera diligenciar lo necesario en la construcción de las casas, se adquiere un terreno a la alcaldía y se introducen los recaudos ante el Instituto Nacional de la Vivienda y que mas tarde se concretaría en lo que es hoy en día la urbanización La Española. Esta urbanización esta ubicada hacia el este de la Comunidad; limita por el norte con el barrio el río y el sector la primavera, por el sur con la urbanización Herminia Contreras, por el este con terrenos propiedad de Teodocio Molina y campo deportivo de béisbol y por el oeste con el sector el centro.
Visitando cada una de las personas que según el acontecer local, sirvieron en el desarrollo de esta urbanización, se pudo registrar las siguientes entrevistas en video y por escrito.


Don Urbano Labrador.-

En referencia a los terrenos que hoy en día constituyen la Urbanización La Española, esos terrenos eran de Don Eulofio Molina, quien le vendió a Cesareo Bustamante, cuando yo llegué aquí en 1953, el 25 de abril, al tiempo fui nombrado como Prefecto y Juez, aunque solo sabia firmar, en cuanto a la salud uno mismo tenía que ver como se las arreglaba, entonces pues todos nos hacíamos las curas de rigor con plantas y yerbas, cuando yo llegué aquí ya estaban: Eulofio Molina, Víctor Pernía, Ramón Molina y Esteban Molina; en cuanto a lo que aquí se trabajaba, se tapaba arroz, maíz, se daba la yuca, el plátano, el cambur y mucho ganao; las casas eran de barro y palma con piso de tierra pisao, el padre José Eustorgio Rivas llegó por primera vez un 22 de mayo de 1957. En tiempos pasados era la vida mejor por aquí por que todo el mundo se ayudaba y se auxiliaba, por aquí había la gallina, los pollos, el pan diario, el cochino, quien mataba le daba a los demás y después recibía de otros. Cuando Cerbeleon Araujo fue presidente de mesa en 1958 aquí ganó COPEI con 220 papeletas y 22 papeletas de Acción Democrática; en esa época habían muy pocas fiestas y las que se hacían uno tomaba era miche cachicamo que vendía una señora llamada Alejandrina la mamá de Camilo, lo mas que se comía en la zona era el pescao; yo le trabajé a Pérez Jiménez, a Acción Democrática y a COPEI; por aquí habia mucha necesidad sobre todo de vias, porque uno estaba incomunicao, entonces se pidió el puente y el acueducto, vino un Ingeniero Italiano llamao Tony que midió lo del cauce del Río porque el gobernador dijo que si el puente salía en cuatrocientos mil bolívares lo hacia, si salía en cerca de un millón de bolívares no lo podía hacer, entonces viendo que se necesitaban cosas yo doné los terrenos de la escuela, de la prefectura y la plaza; aquí la primera maestra fue Ninfa Márquez de Pulido, que yo la fui a buscar a Guaimaral; eso fue en Septiembre de 1958 eso fue por donde llaman la culebra, llegué como a las doce, pues halla me dieron de almorzar y vino ganando 500 bolívares como maestra; yo siempre visito a Santa Maria de Caparo porque la considero mi pueblo; ah! por aquí había mucho paludismo y el primero que vino a traer las pastillas para combatir esa enfermedad fue Pedro Araque, en relación con el puente, abrimos una vía por donde pasaba el jeep del padre por ahí abrimos la carretera, después Ricardo Márquez inventó una vaina con tambores y tablas y una guaya, con eso atravesaba el Rio Camburito, porque él después compró un carro que llamaban flor de vero, pero en esa época el camburito crecía de golpe y en una oportunidad que Ricardo estaba atravesando el río con esa vaina que había inventao, vino una crecida y se lo llevó hasta el Caparo fue a dar, donde lo ayudaron unos pescadores. Como el gobernador supo la vaina que casi se ahogaba una gente, mandó a hacer el puente con el italiano Tony que cobró un millón doscientos mil bolívares por hacerlo; en la segunda vez que vino el padre José Eustorgio Rivas, vino con el Doctor Fortunato Pagá a llevarse unos españoles que habian muerto por una de esas veredas de los cerros, entonces yo me imagino que de ahí viene el nombre de que llamaron a uno de los caseríos La Española.


Alidio José Pérez Bustamante.

Bueno yo nací aquí en Santa María de Caparo, en 1959, tengo 47 años, luchando por Padre Noguera, en cuanto a los inicios de la Urbanización La Española, durante mi primer gobierno como alcalde, se le compró ese terreno a Gerardo Sánchez y las mejoras eran de Lizardo Márquez, quisieron invadirlo, hubo que sanear esa propiedad porque allí estaba metido un señor Eduardo Pérez que no quería entregar, pero gracias a Dios que teníamos un plano de desarrollo urbanístico; logramos ganar el conflicto, la Urbanización la Española tiene unos nueve años de terminada, aunque sus luchas comenzaron desde 1995; recuerdo que una vez varias familias se metieron en una nueva invasión y levantaron sus ranchitos, pero como no tenía servicios terminaron por salirse, después otro grupo de personas se organizaron en una Organización Comunitaria de Vivienda denominada Santa María, allí están Rosa Pérez, Omaira Belandria, eso ha sido una lucha constante, donde hay invasores inclusive todavía, muchos comenzaron y se desilusionaron y se fueron, otros construyeron sus propias viviendas, por supuesto muchos decidieron esperar y seguir luchando hasta tener sus casitas, hay gente muy participativa, colaboradora sobre todo en la educación y la cultura, existe allí una junta de vecinos y un concejo comunal, los habitantes de la urbanización son gente seria en su mayoría, han buscado solucionar sus necesidades, entre ellas el problema del agua, pues aunque se está haciendo un acueducto municipal, sigue existiendo una deficiencia en ese aspecto; yo siempre he pensado que debemos recuperar los nombres de las aldeas para que nuestros jóvenes nunca olviden nuestras raíces, por eso hice la propuesta de que esa urbanización se llamara la española, se logró y ahora estamos esperando terminar otra urbanización que hay la propuesta que se llame Palmarito que fue otra importante aldea nuestra, hoy desaparecida; porque la idea es no olvidar nuestro pasado; entre los problemas presentes en la comunidad como ya dije existe el problema del agua espero que pronto se pueda solucionar, otro es el desempleo que sigue latente, aunque tengamos el desarrollo de la represa, por ello se están construyendo otros galpones de pollos, de codornices, bloqueras, charcuterías y otros, a través de los concejos comunales, no seguir desarrollando proyectos que no traen ningún beneficio, sino por el contrario presentar proyectos que solucionen problemas, por ejemplo se tiene pensado hacer un matadero de pollos donde se puedan beneficiar un máximo de 12 mil pollos diarios; yo creo que esto seria un gran paliativo del problema del desempleo.


Omaira Belandria

La Urbanización La Española, considero yo, que se inicia con las primeras luchas realizadas en la búsqueda de solucionar el problema de las viviendas por allá en 1995, después la alcaldía compró el terreno, esas luchas se iniciaron con una iniciativa que surgió en una reunión realizada en la ciudad de Mérida; en un principio hubo la propuesta de construir 58 viviendas; después se organizó la Organización Comunitaria de Vivienda, de allí partimos, luchando por el terreno, viajando a Caracas, a Mérida, haciendo los proyectos, realizando estudios, presentando propuestas y otros, en la urbanización la española, hay vecinos colaboradores, existen en ella dos organizaciones para la lucha y la búsqueda de las soluciones a los problemas, que son la asociación de vecinos y el concejo comunal; yo no estoy participando allí, pero soy la tesorera de la comunidad educativa de la escuela Padre Noguera; la urbanización la española es única dentro del municipio, aunque están construyendo una parecida que es la villa sol, uno de los problemas fundamentales del sector es la falta de agua, actualmente la alcaldía esta construyendo el acueducto municipal, esto lo esta haciendo la alcaldía con el uso de recursos solicitados a entes nacionales. Dentro de poco la urbanización tendrá su villa deportiva, ya tiene su estadium de béisbol; espero que mis hijos crezcan aquí y cuando sean mayores puedan ir a estudiar a San Cristóbal.


Rosa Elena Pérez Otalvares: Presidente de la Organización Comunitaria de Vivienda Santa María: Yo tengo de vivir en Santa Maria de Caparo mas de treinta años, estoy viviendo actualmente en la urbanización la española y soy la Presidente de la Organización Comunitaria de Vivienda Santa María, me desempeño como administradora de la Fundación del Niño, yo conozco del proyecto de las historias locales a través de la Misión Cultura, que he escuchado que las van a escribir; la urbanización la española tiene como once años de luchas incesantes, cuando se comenzaron eran puros potreros lo que es hoy la urbanización, un grupo de habitantes de esta población, varias familias, se organizaron y esta Organización nace como alternativa de solución al déficit habitacional que para el momento presentaba la comunidad, la iniciativa se presenta en una reunión política en la ciudad de Mérida en la que estaban presentes: la Arquitecto Haidee Avila, el Ing. Edgar Toussaint, quienes nos dieron los lineamientos de lo que debíamos hacer, los habitantes de la urbanización la española esta conformada por una mayoría de habitantes trabajadores de la educación, constructores, obreros y en fin gente dedicada a la producción del sector; la urbanización esta organizada en la O.C.V.; una junta de vecinos y un concejo comunal, donde hay una activa participación, de muchos de los residentes; en la urbanización están los Prof. Aracelis Pérez, Rafael Rodríguez, Mileida Rujano que hacen una labor cultural y también Mauro Rujano, William Rujano y Medardo Molina que son promotores de la cultura, músicos y compositores, había un señor que lamentablemente falleció que era Gonzalo “gonzalón” Roa Molina quien se destacó en la fabricación de instrumentos musicales como: guitarras, cuatros, bandolas, violines, maracas y también los reparaba; los vecinos de la urbanización son muy cordiales, tenemos un problema con el servicio del agua y estamos buscando solución a eso, de hecho el proyecto actual del concejo comunal es la dotación de unos tanques de manera que la gente los pueda instalar y así pueda hacer uso del agua, la alcaldía tiene un proyecto de construcción del acueducto municipal, me siento parte de la urbanización la española casi como una madre, los vecinos cuando desean organizarse, lo hacen como en el caso de la instalación de los obstáculos para evitar que los vehículos corran mucho en la urbanización.




Mario Carrero.-

Nací el doce de enero de 1960 y tengo 47 años, llevo aproximadamente viviendo quince años en Santa Maria de Caparo, vivo en la urbanización la española, que es una organización comunitaria de vivienda que se fundó hacia 1998, para beneficiar 60 familias, yo tengo los planos donde se le compra a la municipalidad una hectárea y media de tierras, allí se midieron sesenta parcelas, la española eran unos potreros, que pertenecían a la municipalidad, fue la primera O.C.V de este municipio, organizada para subsanar el derecho a la vivienda como lo establece la Constitución, los pioneros de esa urbanización son: Felipe Toloza, Rosa Elena Pérez, Keidi, Chela Pérez, Saturnino Ramírez, Tarcio Mora, Norelbis Bustamante y otros que ahora no recuerdo; la gente de la urbanización de la española, se caracteriza por su urbanismo, que es de machihembrado y teja, o sea tipo 1, hay muchos profesionales de la educación, constructores, obreros de la construcción, y otros que gana sus sustento diariamente, ahí funcionó primeramente la O.C.V., después la junta de vecinos y ahora los concejos comunales, los vecinos unos son muy participativos y otros pues no les queda tiempo, allí hay cultura, deportes, salud, trabajadores de las misiones, la necesidad principal es de agua, pero a través de los concejos comunales se piensa solventar de alguna manera dicho problema con la entrega de un tanque de unos mil litros, en caso de la municipalidad se han invertido mas de quinientos millones y han sido insuficientes para resolver el problema; una de las personas que yo pienso fue importante para la realización de las viviendas fue el Ing. Edgar Toussaint, después fue una lucha permanente, hasta que nos aprobaron 32 viviendas, hubo que hacer otra lucha hasta que aprobaron las sesenta viviendas, yo poseo copia de los documentos, planos y actas de todas esas diligencias; las casas las hicieron con un presupuesto vencido, de allí que nosotros mismos tuvimos que pagar varias de las obras realizadas en cada vivienda, el costo de las viviendas fue de cinco millones novecientos mil bolívares, con una mensualidad del treinta por ciento del sueldo mínimo para la época y treinta años para pagar; yo considero que en este caso el actual Ministerio del Habitat debiera hacer las actuaciones necesarias para nosotros cancelar nuestras viviendas con las medidas necesarias.


Rigoberto Martínez.

Yo llegué de Canaguá de Mérida a Santa Maria de Caparo en 1988, actualmente resido en Barrio Moscú, he escuchado algo de la Misión Cultura y las Historias locales pero no conozco mucho de eso, la urbanización la española se inició a través de la lucha con una primera reunión en la ciudad de Mérida con el Dip. Juan José Caldera; empezamos con el proyecto gracias al apoyo del Ing. Edgar Toussaint, después conformamos la O.C.V Santa María que la presidía Rosa Pérez y un grupo de personas que la constituyeron por el año de 1996 y en 1997 la registran, yo para esa época era Concejal por el llamado Chiripero, a través pues de la alcaldía se gestionó la compra de los terrenos que posteriormente sería la urbanización la española, en esos terrenos vivía un ciudadano que le denominaban Eduardo “largo largo”, terrenos que eran potreros y que posteriormente se les urbanizaría, la O.C.V. estaba constituida por varias personas como: Rosa Pérez, Aracelis Pérez, Omaira Belandria, Hugo Tapias y otros que no recuerdo, los terrenos se adquirieron porque estaban bien ubicados y se podían urbanizar, se efectuó la ordenanza y se adquirieron, en esa urbanización están organizados con junta de vecinos y concejo comunal, actualmente el problema que mas aqueja a la comunidad es el agua y bajo voltaje de electricidad, las comunidades están organizados en los concejos comunales para resolver precisamente estos problemas, yo estaría dispuesto a ayudar en la solución de estos o cualquier otro problema que afecte la comunidad; yo me considero parte de la urbanización porque fui pionero de su fundación, dentro de un futuro cercano la urbanización la española será ejemplo para las otras comunidades, y si me gustaría que mis hijos crecieran aquí en esta comunidad, quiero agradecer que me hallan tomado en cuenta para esta historia local, porque hay veces que uno lucha por algo y después ni lo recuerdan.






Aracelis Pérez.

La historia que tengo contar surge por la benevolencia de algunos gobernantes que ejercieron en el pasado, tal es el caso que en 1995 durante una reunión en la ciudad de Mérida con uno de los personeros del gobierno del Dr. Rafael Caldera específicamente en la parroquia Montalbán de Ejido y la persona en cuestión era el Sen. Juan José Caldera, siendo párroco en la misma el Padre Llebras, un grupo de personas de todos los municipios y por el municipio Padre Noguera se encontraban presentes: Rosa Elena Pérez, Rigoberto Martínez y yo; Anarcelis Pérez. En un punto de la agenda se buscaba una necesidad urgente de cada comunidad y que el gobierno pudiera resolver, a los que respondimos los tres integrantes del municipio que aquí carecíamos de viviendas dignas, esta petición fue avalada por el Dr. Juan José Caldera, Dip. German Monzón Salas y ese mismo día nos reunimos con la Dra. Haidee Ávila Directora de INAVI Mérida, para que nos diera los lineamientos a seguir, poniéndonos en contacto con una O.I.V. para que nos asesorará, esta la presidía el Ing. Edgar Toussaint, de regreso al municipio llenos de alegría y con una ilusión, buscamos reunirnos con la fuerzas vivas, para dar a conocer el proyecto, el concejal Rigo Martínez electo por el chiripero y su suplente Rosa E. Pérez fueron los pilares mas importantes en esta negociación, para la compra de los terrenos, y fundar la Organización Comunitaria de Vivienda Santa Maria, pasaron casi dos años para poder organizarla, y fue en el año 1997 cuando por fin se registra la O.C.V., comienza la lucha de los socios, para lograr el objetivo de construir 60 viviendas dignas que resuelvan el déficit habitacional del momento; surgen obstáculos, pareciendo que nada tenía solución, pero ya estábamos embarcados y teníamos que continuar, ya no éramos tres personas ilusionadas sino, sesenta y toda la comunidad, habían muchas expectativas, el Ing. Edgar Toussaint se reunía con los socios cada 15 días para ofrecer talleres y charlas, para informar con detalles como iban los trabajos, cada socio cotizaba mensualmente mil bolívares para sufragar los gastos; con todo listo de terreno con servicios públicos, y parcelados gracias a las gestiones del alcalde Alidio Pérez, y los concejales del momento entre quienes recuerdo a Víctor Contreras, Guillermo “Moya” y Rigoberto Martínez, pero bajo la insistencia de todos los socios, destacándose mucho Omaira Belandria, Keiddi López, Fernando López y yo por supuesto; cuando todo parecía estar listo vino las elecciones y se fue Rafael Caldera, ganó las elecciones Hugo Chávez, en 1998, hubo un desanimo porque pensamos que este Presidente no se interesaría en la solución de este problema, nuestra sorpresa fue que el Ing. Edgar Toussaint siguió la lucha para obtener el objetivo, en tiempos de la Constituyente consigue que INAVI Caracas lo vuelva a escuchar, regresa emocionado para Santa Maria de Caparo, se reúne con los socios el alcalde y los concejales para informarles que las casas si se iban a construir, que solo hacia falta la firma del Dr. Luis Miquilena, para resolver el problema, para ello buscamos un contacto, a través del socio Germán Sánchez quien nos puso en contacto con el Cap. Florencio Porras quien era Constituyentista, con esta ayuda se resolvió el problema de la firma y continuamos en la lucha, cuando el deslave de Vargas, los recursos fueron desviados para socorrer, y quedamos otra vez en el aire, pero la insistencia del Ing. Edgar Toussaint y Rosita Pérez, seguían su trabajo, pasando por una serie de presiones, por fin recuperamos los recursos aprobados, pero entonces no alcanzaban, nos cambiaron el modelo de las casas, contratan otra constructora, fue tanta la presión que en 1999 fallece en Mérida el Ing. Edgar Toussaint, quedamos sin guía, pero Rosa Pérez, Mario y Keiddi continuaron la lucha, aquí comienza a jugar un papel importante el Sr. Fernando López socio de la O.C.V. que era amigo del Presidente de INAVI Mérida para aquel entonces, Ing. Francisco Baptista Newman, se realizaron innumerables inspecciones al terreno, viajes a Caracas, Mérida y por fin se dio inicio a la construcción de 54 viviendas que hacen parte de la Urbanización La Española, (porque los otros seis socios en vista de que el proyecto tardaba mucho construyeron por cuenta propia) la obra se realizó bajo la dirección del Ing. Amadeo Arellano y fue el maestro de obra Jesús Antonio, con la supervisión de los mismos socios que alegaban que los materiales tenían que ser de primera calidad, aunque al final las entregaron sin friso, sin piso pulido, sin cerámica en los baños, sin bateas, sin lavaplatos y otras carencias, a pesar de ello las casas fueron adjudicadas y entregadas; se le hicieron las denuncias pero se alegó que no había alcanzado el presupuesto, después de la entrega muy pocas familias las habitaron, pero vino el auge de las invasiones, de hecho hay cinco que se realizó efectiva la invasión, posteriormente los socios comenzaron a arreglarlas y habitarlas.




LA URBANIZACIÓN “LA ESPAÑOLA”.


Esta particular Urbanización es el recuerdo latente de un pasado de luchas, desventuras, anécdotas y un sin fin de acontecimientos que marcaron la vida de quienes desde sus inicios procuraron su construcción, se realizaron docenas de viajes a Mérida y Caracas por parte de la directiva de la Organización Comunitaria de Vivienda Santa María en las personas de: Rosa E. Pérez, Mario Carrero, Keiddi López y la ayuda del Ing. Edgar Toussaint, hubo que buscar cantidades de personas que apoyaran la idea del desarrollo habitacional en la población de Santa María de Caparo, fueron días de incomodidad, hambre, desesperanza, desasosiego, tristezas y alegrías cuando al fin se comenzó la urbanización, su nombre se relaciona con la conmemoración que se le hace a la aldea “La Española” sitio por lo demás de gran importancia en la historia del Municipio, pues por allí, cuentan que ingresó por vez primera el ciudadano Presbítero José Eustorgio Rivas, cuando por iniciativa de Don Julián Carrero le hizo formal invitación a inspeccionar aquella alejada zona ignorada por la autoridades de Mérida;..... “Extasiados nos detuvimos a contemplar aquel hermoso paisaje: -Estamos en La Española -dijo Don Tito-. La cordillera que tenemos a la espalda es el páramo El Barrial, detrás queda Pregonero, hacia la derecha nace el río Camburito que baja por el valle de enfrente y desemboca allá lejos en el Caparo. -¿ y el río Tucupido?. –Es el mismo Camburito. Le dicen Tucupido arriba, cerca de su nacimiento, donde es una pequeña quebrada. –Entonces aquella cordillera del frente pertenece al Táchira. –Según la gente, el limite va por las aguas de ese río abajo....Comenzamos el descenso hacia el llano. ¡Llano Merideño! Pensaba yo....”1[1] pero en definitiva se consiguió que el estado aprobara el desarrollo urbanístico fue toda una odisea volver realidad aquellos anhelos, lo primero fue que cambiaron el proyecto inicial en cuanto a la fachada e infraestructura de la vivienda, el contratista Sr. Amadeo Arellano alegaba que el presupuesto estaba vencido en 24 meses por lo menos, pero el comienzo de la obra brindó una gran oportunidad de trabajo a por lo menos trescientas personas, que ofrecieron su esfuerzo y dedicación en aras de mejorar el urbanismo de la comunidad; aunado a todas esos cambios, un alto porcentaje de las parcelas debió ser replanteadas con relleno para acondicionamiento, es el caso de parcelas que ameritaron hasta 18 volteos de relleno, la ejecución del proyecto se dilató mas tiempo que el programado, lo que alteró los ánimos de muchos beneficiarios, quienes presionaron para la entrega definitiva de las viviendas, que se realizó mediante una jornada extraordinaria de INAVI Mérida en la Comunidad de Santa María de Caparo; una vez entregadas muy pocos las ocuparon, presentándose conatos de invasiones hasta la ocupación definitiva de los adjudicatarios, aunque existen varias en las que se concretó la invasión. Hoy en día los vecinos de la urbanización La Española están organizados en un Concejo Comunal, la urbanización sirve de sede al estadio de Béisbol de la Comunidad y de la Villa deportiva (en construcción) hay dos tiendas de víveres (bodegas), un mercal, laboratorio de bioanalisis, ciber, talleres de latonería, herrería, costuras, ventas de productos químicos, peluquerías y otros. Las calles son de concreto, las casas han sido modificadas en su mayoría, existe alumbrado público y red de aguas potables y servidas, en ella está situado el cementerio viejo de la comunidad; los vecinos acostumbran reunirse esporádicamente en procura de la solución de sus problemas, participan en actividades culturales y religiosas. Con la construcción de esta urbanización los destinos de cientos de personas en el Municipio Padre Noguera y por lo menos 108 familias se vieron de pronto afectadas positivamente por el logro de aquella maravillosa urbanización, sus comienzos dieron pie para que otras Organizaciones Comunitarias de Viviendas se sintieran alentadas a continuar adelante, en cada amanecer, en cada llegada del invierno, cuando los campos reverdecen dejando atrás las cenizas de las quemas, la resequedad del verano, está el anhelo hermoso de los habitantes de Santa María de Caparo y el hecho concreto de la Urbanización La Española como hito de que el trabajo solidario, cooperativo y constante rinde sus frutos, mas temprano que tarde se logran los objetivos, siempre adelante.

________________________________________
[1] Fragmento del libro “Historia de un Amanecer” de José Eustorgio Rivas. Pag. 59 y 60.

Siglo: 21 d.C

Fuente: Censo del Patrimonio Cultural

Últimos comentarios

Para poder dejar un mensaje
debes ser usuario de Lirondo.com: Inicia sesión o regístrate gratís